Los autónomos pueden deducirse el combustible aunque el vehículo no esté a su nombre