Así se prepara la ‘muerte civil’ de los grandes defraudadores